domingo, 12 de octubre de 2014

Clasificación de la oración simple

La oración simple es aquella que solo presenta un verbo en forma personal. Para clasificarla y definirla con mayor exactitud debemos atender a varios criterios:
  • La intención del emisor:
    • Enunciativas: su finalidad es transmitir una información y pueden ser afirmativas (Voy al museo) o negativas (No diré nada).
    • Interrogativas: pueden ser directas (¿Qué te gusta?) o indirectas (Dime qué te gusta).
    • Desiderativas: expresan deseo (Ojalá vayamos a Londres).
    • Dubitativas: expresan duda (Quizá no venga hoy).
    • Exhortativas: expresan una orden (Ordena tu cuarto).
    • Exclamativas: expresa una exclamación (¡Qué agobio!).
  • Atendiendo al sujeto:
    • Personales: puede llevar el sujeto explícito (Leo ve una película) u omitido (Ve una película).
    • Impersonales: no tienen sujeto (Hace calor).
  • Atendiendo al predicado:
    • Copulativas: llevan el verbo ser, estar o parecer (predicado nominal).
    • Predicativas: llevan cualquier otro verbo que no sea de los anteriores (predicado verbal). Pueden ser:
        • Activas:
          • Transitivas: cuando llevan complemento directo (Ella hace muñecos).
          • Intransitivas: cuando no llevan complemento directo (Fueron al cine).
          • Recíprocas: la acción del verbo la reciben dos o más sujetos (Se miraron fijamente).
          • Reflexivas: la acción del verbo recae sobre un solo sujeto (Se peina muy bien).
        • Pasivas:
          • Propias: oraciones en las que el sujeto padece la acción del verbo, no la realiza. Quien realiza la acción es el complemento agente. Así, en la oración La carta fue escrita por él, "la carta" es el sujeto y "él" es el complemento agente.
          • Refleja: son iguales que las anteriores en tanto que el sujeto padece la acción del verbo, con la salvedad de que se construyen con "se", por ejemplo: Se venden patatas, Se necesita un médico, Se buscan actores, etc. ¡Ojo! no debe confundirse con las oraciones impersonales con "se", las cuales no tienen sujeto alguno mientras que la pasiva refleja lleva un sujeto en 3ª persona (bien en singular o bien en plural) con el que el verbo concuerda.